Mario Aguirre, gerente de proyectos de GS1 El Salvador, participó en el simposio Comercio electrónico y el uso de Internet, organizado por la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, con la ponencia Fundamentos del comercio electrónico y estándares.

Aguirre fue claro en afirmar que los diferentes tipos de comercio electrónico existentes abren a los empresarios un mundo de oportunidades para agilizar las transacciones, lo que se traduce en la reducción de los costos.

¿Qué es el comercio electrónico?

Comercio electrónico es toda transacción que podemos hacer por medios electrónicos entre proveedores, distribuidores, gobiernos, hasta llegar al consumidor final.

¿Qué beneficios brinda a las empresas la implementación del comercio electrónico?

Las empresas aumentan su eficiencia, obtienen mayor productividad, y eso permite la reducción de tiempos de respuesta en todas las transacciones que realizan. Lo que se refleja en reducción de costos.

¿Cuáles son los tipos de comercio electrónico existentes?

El comercio electrónico de empresa a empresa, o Business to Business (B2B), es cualquier transacción entre proveedores, distribuidores, detallistas, donde están transaccionando sus productos.

Luego esto se convierte en un Business to Customer (B2C), o del negocio hacia el consumidor, que se traduce cuando el producto ya puede llegar al consumidor final.

A nivel de gobierno existe el Business to Government (B2G), o empresa hacia gobierno, puesto que hay una gran relación y transacciones a nivel de mensajes e información que debe realzarse entre el gobierno.

Y el Citizen to Government (C2G) es la interacción que las personas tienen con sus respectivos gobiernos en los diferentes mensajes o solicitudes que requieren cuando están en contacto con el gobierno.

¿Cuál es el panorama de El Salvador respecto al uso de comercio electrónico?

Somos un país que está emergiendo y descubriendo el comercio electrónico de esta manera formal. De manera informal ya lo estamos realizando. Hay muchas empresas que te venden por internet, el gobierno tiene plataformas para que empresas y ciudadanos interactuemos con ellos, pero aún no hay una formalización del mismo.

Ahí vemos el potencial de que a través de leyes como la firma electrónica que se aprobó o también en algún momento que se pueda dar la ley para la factura electrónica, estas ayuden a impulsar más el comercio electrónico y las transacciones adquieran un mayor respaldo jurídico.  

¿Cuál es el papel de la firma electrónica?

La firma electrónica le proporciona seguridad jurídica a las transacciones que realizamos. Ayuda a identificar de manera legal, a través de un instrumento electrónico certificado, que quienes están en medio de esa transacción realmente son quienes dicen ser.

La firma electrónica se convierte en la herramienta que nos identifica en el comercio electrónico y nos da la certeza de que realmente las transacciones son con quienes hemos cerrado el trato.  

Tras la aprobación de la Ley de la Firma Electrónica en 2015, ¿qué espera GS1 con respecto al tema para este año?

Básicamente que se den mecanismos y proyectos donde todo esto se pueda llevar a la práctica. Que las transacciones que se están realizando, por ejemplo entran algunas empresas en el comercio electrónico también, empiecen a utilizar esta firma para tener la seguridad entre la transacción que ya se hace.

A nivel de gobierno, que impulsen otros medios para poder utilizar la firma electrónica en esas transacciones electrónicas que puedan existir. Que sea un gobierno más abierto a que el ciudadano ya no tenga que presentarse tanto a las instituciones de una manera física y que todo esto sea válido también haciéndolo a través de los diferentes portales o plataformas. Y que incentive a las empresas a que sus transacciones gobierno-empresa también sean de manera electrónica.

El país tiene que estar alineado a una misma estrategia de comercio que, a través de la seguridad jurídica que puede dar la firma electrónica y en algún momento la factura electrónica, ayude a esa agilización como país.