La Federación de Cámaras de Comercio de Centroamérica y República Dominicana (FECAMCO) celebró, en la ciudad de San Salvador, su primera reunión del año, donde se verificó el traspaso de la Presidencia de la federación a la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador para el periodo 2016 y se abordaron una serie de temas político-económicos relacionados al desarrollo integral de la región.

Los presidentes de las gremiales más importantes de comercio del área exhortamos a los gobiernos de nuestros países a respetar las condiciones que permitan el libre surgimiento y desarrollo de nuevas empresas, el crecimiento económico y el progreso en libertad y democracia de todos sus ciudadanos.

Como FECAMCO hacemos un llamado a la firme defensa del sistema democrático, el Estado de Derecho, el respeto a la institucionalidad, el fomento de la transparencia en la gestión pública y el ejercicio de una constante auditoría ciudadana, porque son estos principios los únicos que en la práctica permiten el progreso humano, el desarrollo económico, la estabilidad política y la paz social.

Nuestra Federación exige a los gobiernos de la región un manejo responsable de la situación fiscal, evitando hacer reformas que desvíen fondos destinados a paliar necesidades específicas con el propósito de subsanar problemas de iliquidez. En el caso de reformas a los sistemas de pensiones, tema prioritario en nuestra región, y que el gobierno de El Salvador impulsa en estos momentos, nos preocupan varios aspectos:

Primero, que el proyecto de ley haya llegado a instancias de deliberación política sin mayor discusión con los sectores involucrados.

Segundo, el grave precedente que sienta en torno al derecho de propiedad de los trabajadores.

Tercero, la falsa percepción que crea alrededor del verdadero problema de fondo, porque si a la base de este tipo de propuestas se encuentra la búsqueda de soluciones a dificultades eminentemente fiscales, lo que se debería alcanzar son acuerdos amplios y técnicos concentrados en el tema fiscal, en lugar de impulsar reformas previsionales que podrían servir únicamente para tomar los ahorros de los trabajadores y solventar problemas de otra naturaleza.

San Salvador, 26 de febrero de 2016