A diciembre 2015, el Índice de Volumen de la Actividad Económica (IVAE) registró una tasa de variación anual del 1.1%, teniendo en el sector transporte el mayor dinamismo pues reportó un crecimiento del 4.0% anual. Los sectores que reportan tasas negativas de crecimiento para el mes de enero son: construcción/electricidad y gas/agua con 4.7% y 0.3%, respectivamente.

Con respecto al Índice de Precios al Consumidor (IPC), para febrero 2016 reporta una tasa de crecimiento anual del 1.7%, principalmente debido al incremento de los precios en el sector alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles que reportan una tasa de crecimiento anual del 12.8%.

Mientras que la canasta básica alimentaria urbana y rural, para enero 2016, reportó un costo de $206.54 y $148.11, respectivamente. Montos superiores al costo de las mismas del año anterior ($190.66 en la zona urbana y $134.95 en la rural).

En el caso de las remesas, para el primer mes del año reportaron $306.4 millones, lo que implica un crecimiento del 3.5 %, superando en $10 millones los ingresos de enero 2015.

Las exportaciones para enero 2016 reportan ingresos de $404.4 millones, frente a los $424.4 millones de enero 2015, lo que implica una reducción de $20 millones. Lo anterior se debe principalmente a la reducción de los ingresos del café y azúcar. Por otro lado, las importaciones también registraron una reducción del 6.6 %, debido principalmente a la caída del precio del petróleo e hidrocarburos que afectan el precio de las mercancías.

Con respecto al sector monetario y financiero se observa que la tasa de crecimiento de los depósitos (6.3%) sigue superando la tasa de crecimiento de los créditos (4.7%), lo que posibilita una situación de liquidez en la economía. Además la tasa de interés activa registra un 9.18%, superior a la registrada en años anteriores, y una tasa de interés pasiva del 4.26%.

Los ingresos tributarios netos a enero 2016 ascendieron a $371.1 millones y reportan una tasa de variación acumulada de 4.6%, principalmente debido al incremento en la recaudación del IVA, que reporta una tasa de variación acumulada del 3.9%. El gasto corriente creció a una tasa del 5.0% debido principalmente al pago de intereses de la deuda (21.0%).

Asimismo, se reporta un déficit fiscal de $57.4 millones y una mayor recurrencia al financiamiento, lo que ha permitido que la deuda pública total alcance los $16,704.8 millones a enero 2016. Debido a la brecha entre los ingresos y los gastos, se recurre a la colocación de LETES, los cuales a febrero 2016 alcanzan un saldo acumulado de $903.3 millones.