La falta de liquidez que afronta actualmente el gobierno es producto del gasto desordenado y de una política fiscal inadecuada, señalaron Javier Steiner y Federico Hernández, presidente y director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, respectivamente.


“La deuda que el Estado tiene con otras instituciones es resultado del desorden financiero que ha tenido el gobierno, y que como Cámara hemos venido señalando desde hace años”, asevero Steiner durante una conferencia de prensa realizada el martes 13 de septiembre en la Cámara de Comercio e Industria.
El dirigente gremial insistió en que para superar su déficit de liquidez el gobierno debe ordenar sus finanzas, implementar una verdadera política de austeridad, hacer recortes de gastos innecesarios, y sobre todo generar un crecimiento económico. “Eso (el crecimiento económico) le va a traer más ingresos al gobierno, en el mediano plazo, que los recortes que ahora puedan hacer”, apuntó Steiner.


Sin embargo, Steiner dijo que los recortes de gasto que el gobierno haga no deben afectar la inversión social, especialmente en las áreas de salud, educación y atención a los sectores más vulnerables.


“Hay que encontrar ese balance correcto, siempre enfocado en las inversiones que hay que hacer en los ministerios claves para el desarrollo humano, pero también en el desarrollo económico, que es clave para la generación de empleo” dijo el presidente de la Cámara.


En este sentido, Steiner se pronunció a favor de que se focalicen los subsidios al agua, gas propano y energía eléctrica, cuidando de que siempre se mantengan para las familias que más los necesitan. “Y ese dinero, ese ahorro que hoy pudiera tener el Ministerio de Hacienda poder ocuparse para otro tipo de inversiones”, afirmó.


En relación al acuerdo fiscal recomendado por el FMI como mecanismo para solucionar el grave problema fiscal, el  presidente de CAMARASAL dijo que más que un acuerdo fiscal lo que el país necesita es que el gobierno ordene sus ingresos y gastos para que la recaudación fiscal, cada vez mayor, cubra las responsabilidades fiscales.


Señaló que en los últimos siete años el sector privado ha aportado al Estado más de mil millones de dólares en impuestos, “pero ¿ué se ha hecho ese dinero?, ¿en qué se ha invertido? ¿Cómo eso ha ayudado al crecimiento económico?” cuestionó el dirigente gremial.


Lo que ha sucedido, dijo Steiner, es que “lastimosamente eso se ha ido al gasto corriente del gobierno, y no se ha aprovechado aporte adicional que como empresa privada hemos hecho durante todos estos años”.