La Cámara de Comercio e Industria de El Salvador rechaza la reforma a la Ley del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP), aprobada ayer sorpresivamente por la Asamblea Legislativa, por ser inconstitucional ya que implica la confiscación de los ahorros de pensiones de los trabajadores salvadoreños.

Con esta reforma los trabajadores perderán parte del dinero que mensualmente se les descuenta de su salario para su retiro, pues prácticamente exime al gobierno de su responsabilidad de pagar el capital e intereses de la deuda que adquiere con el Fondo de Pensiones.


Consideramos que este decreto conlleva una provocación a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, ya que de declararse inconstitucional dicha reforma, arreciarían los ataques en su contra por el simple hecho de garantizar, con sus fallos, el respeto a nuestra Carta Magna y la defensa de los legítimos derechos de los trabajadores.


Finalmente, denunciamos que con esta acción el oficialismo demuestra una vez más su falta de voluntad política, su incapacidad de resolver los problemas económicos del país y su abierta negativa a entablar un diálogo sincero en busca de los necesarios consensos nacionales que favorezcan el bien común.