Con el objetivo de contribuir a elevar la competitividad de las empresas salvadoreñas a través de la promoción de buenas prácticas medioambientales y de una economía amigable con los recursos naturales renovables, la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, a través de su Comité de Industria, llevará su séptima Jornada Empresarial 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar.


El evento se realizará el lunes 24 de octubre, en el hotel Sheraton Presidente y se estima que a la misma asistirán unas 150 personas entre empresarios, funcionarios públicos, ejecutivos, profesionales y estudiantes universitarios.


Como parte de la jornada se desarrollarán  conferencias especializadas. La primera de ellas, de nominada “Políticas y Legislación Ambiental Aplicables el Comercio y la Industria”, estará a cargo de un representante del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), y versará sobre los avances de la legislación ambiental, las disposiciones ambientales que las empresas deben cumplir y el estado de la estrategia Nacional de Medioambiente y el Plan de Acción.


La segunda ponencia, denominada “Sostenibilidad: una Oportunidad de Negocio Verdes”, tratará sobre las ventajas de adoptar una operación o ética empresarial verde, a través de certificaciones medioambientales.


La tercera y última disertación desarrollará el tema “Cómo Cambiar hacia una Operación Verde”, y presentará una guía para llegar a una producción u operación sostenible, a partir de la experiencia que tiene una empresa nacional, mediante la implementación de un mecanismo de aprovechamiento de los recursos disponibles.


El evento cerrará con un panel-foro de casos exitosos de las prácticas medioambientales 3R por parte de empresas salvadoreñas.
La regla de las Tres Erres es una propuesta sobre hábitos de consumo responsable y de manejo de residuos para volver más sustentable el uso de los recursos naturales. Puede ser puesta en práctica por los consumidores, como las empresas industriales, comerciales y de servicios.

La propuesta difunde el uso de métodos de reducción del consumo de bienes y/o energía, la reutilización de todos los materiales o bienes que pueden tener más de una vida útil, así como el reciclaje de materiales como el papel, el plástico o vidrio.