El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador recalcó la importancia de volver más atractivos y eficientes los modelos de negocios.


Javier Steiner, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL), fue el encargado de cerrar la jornada 1 del Primer Foro Pymes Tigo, el pasado martes 18 de octubre, con la charla “La importancia de la innovación en las empresas”.


“Innovar es convertir un producto, servicio, proceso o modelo de gestión en algo que genere valor. Tener la capacidad de resolver un problema previamente definido”, explicó Steiner.


Para el líder de CAMARASAL, la innovación va más allá de lanzar un producto nuevo, “puede ser crear nuevos modelos de distribución”. “Hay que reconvertir los modelos de negocios en algo más eficiente y atractivo, salirse de la caja, darle vuelta a las ideas. Ustedes pueden generar una necesidad a los clientes”, dijo.


Ante los nuevos escenarios, con vertiginosos cambios de comportamientos y preferencias de parte de los públicos meta de las empresas, la innovación se convierte en un elemento vital que debe ser parte de la estrategia de toda organización.


“Es parte del proceso que debemos incorporar. Todos los líderes tienen la necesidad de ser innovadores, deben definir cuál es el problema que quieren resolver a sus clientes, cómo innovar en el producto que ofrecen”, explicó Steiner.


Para innovar, agregó, se requiere cultivar la iniciativa, la creatividad, ser dedicado y con un estado mental abierto, saber definir el problema y los recursos para resolverlo, además de crear una cultura de generación de ideas y seguimiento con los actores que intervienen en los procesos dentro de la empresa.


El líder de la Cámara de Comercio e Industria explicó que existen cuatro tipos de innovación:


1.    Qué tan definido está el problema y si poseemos los recursos para resolverlo. En este caso lo que se quiere es descubrir algo nuevo. Son más complejas.
2.    Tenemos definido el problema pero no los recursos o la idea de cómo empezar o resolverlo. Esas son pioneras en innovación.  
3.    Las totalmente innovadoras pero que son internas. Buscan la mejora continua en las empresas. “Estas son las que más atención debemos ponerle. Tienen por objetivo mejorar mis productos o servicios y cómo los doy a conocer a los clientes. Las dejamos de lado pensando que ya hacemos las cosas bien”, recalcó Steiner.
4.    Sé los recursos que puedo utilizar pero no qué resuelven. Creadas desde la perspectiva de generar algo innovador a lo que después se le busca utilidad. Suelen ser las que derivan en nuevos negocios.

Innovar no es casualidad, es un proceso, y su desarrollo permite a las organizaciones ser más competitivas. “Aunque haya muchos productos similares, siempre habrá formas de diferenciarnos. Lo que no se debe hacer es un producto que no genere valor”, sentenció Steiner.