Juan Pacas, fundador de Ron Cihuatán, fue el invitado de la tercera edición del Start Me Up, en el que expuso los aprendizajes adquiridos durante el desarrollo de su idea de negocio.

La historia de lo que hoy se conoce como Ron Cihuatán se remonta al año 2004, específicamente en las barricas del Ingenio La Cabaña, en el municipio de El Paisnal, departamento de San Salvador, cuando sin un plan de comercialización se inició con el añejamiento de los primeros lotes de ron.

En la tercera edición del Start Me Up, desarrollada el pasado 1 de noviembre en Zanzíbar, Juan Pacas, fundador de Ron Cihuatán, nos contó sus experiencias y los retos que derivaron en el desarrollo de esta bebida espirituosa que ya ha logrado ubicarse en el mercado europeo.

“Queremos crear nacionalismo, motivar a consumir productos de calidad hechos en El Salvador. Pero no podemos cerrarnos solo a este mercado, hay que abrirse al mercado internacional. Actualmente tenemos presencia en 10 países europeos”, comentó Pacas.

Emprender, agregó, es un proceso que permite conocer gente y enfrentarse constantemente a nuevas experiencias. “Desde 2012 hago algo que nunca he hecho, me enfrento a obstáculos que nunca tuve. No existe una sola forma de emprender. Lo importante es que cada quien encuentre su manera de hacerlo”, dijo.

Durante su ponencia en el Start Me Up, el fundador de Ron Cihuatán compartió los siete aprendizajes que le ha dejado su trabajo con este proyecto:

1.    Una idea puede venir de cualquier parte. La exposición a “mundos desconocidos” puede abrir la mente a nuevas ideas.
2.    Hay que arriesgarse. “No sabía que el proyecto sería exitoso, me arriesgué, creí. La motivación más grande es que desde entonces podía ver el ron que íbamos a producir, y eso me hacía confiar en que superaría cualquier obstáculo”, dijo.  
3.    Si haces algo, hazlo bien. Al iniciar en el proyecto “no sabía nada de ron. Investigué y me empapé del tema”, explicó.  
4.    Convence a otras personas. Es clave convencer a otros de que el proyecto será un éxito para que se comprometan.
5.    Insistir y rodearse de gente dispuesta a luchar.  “Hay que ser apasionados, vencer cualquier obstáculo, insistir hasta que las cosas salgan”, explicó Pacas.
6.    Equivocarse está bien. “Tomar decisiones aún sin tener certezas es mejor a no hacer nada”, dijo.  
7.    Entusiasmar a otros. Para desarrollar la idea de negocios hay que entusiasmar a los colaboradores a que tomen el proyecto como suyo.

Start Me Up surge como una actividad diseñada para que, a través de los testimonios de emprendedores que han logrado abrirse paso en el mundo empresarial, los jóvenes con espíritu emprendedor adquieran conocimientos claves para iniciar y desarrollar un negocio.

Asimismo, proporciona un espacio de networking, intercambio de información de negocios y transmisión de experiencias entre ellos, a fin de que establezcan contactos directos de negocios que puedan serles útiles en el futuro.