Para lograr emprender hay que conocer a profundidad la idea de negocio y sentirse cómodo con ella, explicó Roberto Palomo, de ALERTUX.


Al momento de iniciar un negocio o sentar las bases para desarrollar una idea surgen muchas interrogantes acerca de cuál es el mejor camino para alcanzar el éxito. Existen diversos factores que pueden influir en el proceso, explicó Roberto Palomo, de ALERTUX.


Palomo, un emprendedor salvadoreño apasionado y especializado en el rubro de la tecnología, en la que ha cofundado 11 compañías, considera que el desarrollo de nuevas ideas de negocios se ve afectado por factores como la formación de talentos, la adquisición de conocimiento, el acceso a fondos y el establecimiento de networking, entre otros.


“La lucha diaria por innovar es parte del éxito. Hay que ver más allá, obtener más conocimientos. Hacer contactos de negocios es vital para expandirse. Hay que aprovechar las oportunidades de networking”, explicó.


Palomo, quien inició sus proyectos en la década de los noventa, considera que para un emprendedor es clave trabajar en la búsqueda de accesos a fondos; sin embargo, manifiesta que “muy poco ha cambiado el escenario” en el país. 


“Lo que nos limita no está dentro de nosotros, está fuera, y debemos luchar contra ello. Debemos crear las condiciones nosotros mismos. Estamos llamados a tener éxito como país”, agregó.


De acuerdo a Palomo no hay un perfil del emprendedor exitoso, pues el éxito no es como una etiqueta que se puede colocar, y alcanzarlo depende de los objetivos de cada individuo. Empero, dijo, existen ciertos elementos que pueden ayudar a impulsar una idea de negocios, y que han sido los que ha aplicado en su vida emprendedora:


Conocer la idea a profundidad. Para salir de una idea y pasar a la acción hay que saber, conocer puntualmente, de qué es nuestra idea. Debe ser un área en la que te sientas cómodo.


Poder evaluar el riesgo. El tema del riesgo es clave. “Nosotros en la familia tenemos un dicho y es que no tomamos riesgos innecesarios. Hay que evaluar si es un riesgo con el que estoy dispuesto a perder lo que invierto, si lo que voy a ganar vale la pena, si tengo el conocimiento para evaluarlo adecuadamente. Con esos elementos tomo riesgos calculados”, explicó.


Investigo. Para entrar a trabajar en un negocio, aunque sea en el que tienes experiencia, hay que hablar con otras personas, pues siempre existen diversos ángulos desde donde se puede abordar un mismo punto.  En el libro El hombre más rico de Babilonia dicen “si vas a hablar de joyas, pregúntale al joyero”, dijo. 


Nunca entro solo a nada. Hay que aceptar nuestras limitaciones y buscar gente en la que se pueda confiar, que sepa de lo que estamos hablando y que nos cubra ángulos que tenemos descubiertos.


Apuesto al empoderamiento. Hay que empoderar al equipo de trabajo, dejar que la gente tenga la capacidad de tomar decisiones. “Yo creo mucho en el poder, empoderar al equipo, pues son los que están en mejor condición de tomar decisiones informadas”, dijo.


Emprender tiene que ser divertido. Hay que disfrutar el día. Emprender no tiene que ser un grillete. Si emprender no es divertido, entonces no lo estás haciendo bien. 


El éxito verdadero lo defines tú. El éxito no es una etiqueta que te puedan poner, no es que te puedan decir “tú ya eres exitoso. Es algo que uno solo define y lucha hacia eso”.