Los ponentes del Start Me Up Expo coincidieron en que innovar no es precisamente crear algo nuevo, pero sí revolucionar la forma en que se presenta.

Cuatro ponencias de alto nivel fueron el plato fuerte del XII Encuentro Anual de Jóvenes, denominado “Start Me Up Expo”, al que asistieron unos 450 jóvenes universitarios, empresarios y profesionales con espíritu emprendedor.


Los conferencistas internacionales Juliana Sánchez Trujillo y Sebastián Arias, y los nacionales Juan Carlos Mejía “Ratanás” y José Carlos Mejía, fueron los encargados de compartir sus conocimientos durante el encuentro.


Arias fue el encargado de abrir la jornada. De acuerdo al chileno, todo aquel que decide emprender debe tener clara el área a la que está ingresando, pues debe tener conocimiento de la misma, “de lo contrario te tomará más tiempo” despegar, dijo.


Agregó que para tener éxito hay que tener claro que “el producto que ofrezco no es lo importante, sino el problema que resuelvo, a quién se los resuelvo”. “Si tenemos clientes felices, tendremos empresas exitosas”, explicó.


Por su parte, "Ratanás" centró su exposición en motivar a los jóvenes a aventurarse a desatar su imaginación. “Para destacar hay que ser diferentes, romper los esquemas”, manifestó.


“Se necesita valor para entregarte a lo que te enloquece”, dijo, y agregó que ahí radica la clave, pues “cuando disfrutas apasionadamente lo que haces, por mucho trabajo que tengas, no lo sentirás como trabajo”.


Y es precisamente esa revolución, ese salirse de la caja para presentar un producto o servicio, lo que según la colombiana Juliana Truijllo es la innovación. “Innovar no es precisamente crear algo nuevo. Para innovar más allá del producto hay que identificar una necesidad clara en el mercado”, dijo.


El cierre del Start Me Up Expo estuvo a cargo de José Carlos Mejía, quien presentó los “mandamientos” del emprendedor. Para iniciar un emprendimiento “hay que tener una idea clic. Clara, costeable, que provoque seguirla, que sea innovadora”, explicó.


Agregó que un emprendedor debe saber “ver, oír y callar”. Comprender el entorno, tener olfato para identificar las oportunidades de negocio, cómo mejorar una idea, dijo, es esencial en este ámbito ya que, muchas veces, innovar no es precisamente crear algo nuevo, pero sí revolucionar la forma en que se presenta.