Queremos denunciar ante la opinión pública que este día martes 17 de enero de 2017 se dio aviso a la Fiscalía General de la República del hallazgo de un micrófono que se encontraba oculto en una de nuestras oficinas ejecutivas del edificio principal de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador.

El hallazgo del dispositivo se realizó durante una revisión preventiva llevada a cabo como medida de precaución ante un reciente hecho similar sucedido la semana anterior en las instalaciones de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social, FUSADES.

El aparato encontrado es un pequeño dispositivo de transmisión de sonido,  de unos  cuatro centímetros de tamaño, que había sido conectado a un espacio de nuestras comunicaciones. 

Inmediatamente después del hallazgo se procedió a aislar el área en espera de que los investigadores realicen las pesquisas pertinentes.

Esperamos que las investigaciones aclaren de qué forma, por quién y con qué propósitos este aparato de espionaje estaba siendo utilizado.

A raíz de este hallazgo, iniciamos un proceso de revisión de todas nuestras oficinas, en el desarrollo del cual se encontró que en otras áreas podrían haber estado conectados otros dispositivos similares.

Ante este hecho queremos denunciar que resulta paradójico que mientras en El Salvador se estén haciendo llamados a dialogar para aprobar lo que se ha dado en llamar una segunda generación de los Acuerdos de Paz, se estén realizando acciones de este tipo contra instituciones que defienden los derechos de libertad política y económica, y que promueven el respeto a la institucionalidad democrática.

Consideramos que estas acciones son graves en sí mismas, porque violan el derecho a la privacidad de una entidad gremial que siempre ha realizado sus actividades en favor del país de manera pública y transparente, por lo que resulta injustificable cualquier intento de acceder a nuestras instalaciones para colocar, de forma delictiva y fraudulenta, aparatos para ejercer una clara labor de espionaje.

Por más de cien años hemos defendido los derechos de las iniciativas emprendedoras de todos los salvadoreños, sin dejarnos amedrentar por amenazas, intimidaciones e incluso actos de violencia.

Por lo tanto, reiteramos que continuaremos trabajando para defender los principios de una sociedad libre, que son los que han guiado nuestros pasos institucionales desde hace más de un siglo, y haciendo propuestas que contribuyan al desarrollo integral de El Salvador.