El acto de inauguración se llevará a cabo el sábado 31 de julio, a partir de las 10:00 a.m. siempre en el local del INDES y contará con la presencia de autoridades del Ministerio de Turismo, y del gobierno local, así como la del presidente de la filial de la Unión de la CCIES, Raúl Castro.

Entre las atracciones artísticas que se han preparado para esta decimo primera edición se encuentra un especial cartel artístico conformado por grupos musicales como La Sonora Maya, Grupo Melao, La Sonora Dinamita, Orquesta Internacional Casino, Grupo juvenil REDD, La Maquina, Alto Mando, y Discomóvil entre otros.

Para mayor información llame al 2604-0330, con Alondra Hernández

Compartir

La gremial considera que, en el afán de ganar simpatía entre la población, el Gobierno pretende ejecutar irresponsablemente una medida populista, sin medir las consecuencias que la misma tendrá para los asegurados y para la institución, que es financiada con los aportes de empleados y trabajadores formales.

Consideramos que los ya ineficientes servicios que el ISSS presta a los casi 1.4 millones de asegurados y sus beneficiarios, y que generalmente se manifiestan en forma de desabastecimientos continuos de medicamentos del Cuadro Básico de Salud, tardanza en la atención de citas para especialidades médicas, cirugías o exámenes, y una mala atención a los pacientes, podrían deteriorarse aún más al incrementarse el número de derechohabientes que la institución estaría obligada a atender.

Adicionalmente, prevemos que la mayoría de los casos a atender bajo dicha incorporación serán personas con enfermedades que demanden más recursos en materia de atención, equipo y medicamentos, lo que repercutirá negativamente en la situación financiera del Instituto.

Es por ello que recomendamos que antes de realizar planes de ampliación de la cobertura de servicios del ISSS, se ejecute una profunda reestructuración organizativa de la institución, que garantice la utilización eficiente de sus recursos y que al mismo tiempo se traduzca en una evidente mejora de la atención a los usuarios.

Asimismo, que se reconsidere el plan de incorporación de los trabajadores del servicio doméstico al sistema del salud del Seguro Social y que se inicie el diálogo multisectorial en la búsqueda de un programa de reforma integral del Instituto, tomando como base las recomendaciones anteriores mencionadas, a fin de garantizar el derecho a la buena atención que merecen los trabajadores que cotizan al ISSS.

Asimismo, exigimos al gobierno que fortalezca el sistema público de salud y que utilice eficientemente los recursos destinados a la atención médico-hospitalaria de las personas no aseguradas, a fin de que todos los salvadoreños, empleados o no, tengan acceso a servicios de salud eficaces y oportunos.

Compartir

Ante los macabros hechos delincuenciales acaecidos recientemente en El Salvador, y a raíz del incremento de los homicidios, los secuestros, los robos y las extorsiones registrados en el presente año, todos los salvadoreños debemos exigir al presidente de la República, Mauricio Funes, una vez más, que encabece una verdadera cruzada nacional contra la delincuencia y el crimen organizado.

Para evitar que se sigan registrando más asesinatos atroces, como la brutal quema de un microbús del transporte colectivo con pasajeros a bordo, la semana anterior, en Mejicanos, el presidente Funes debe hacer uso de todas las facultades constitucionales y conjuntar las voluntades y las capacidades de los distintos sectores del país en una gran campaña antidelincuencial. Sin un liderazgo político fuerte, no hay estrategia de seguridad pública que pueda resultar exitosa.

Los empresarios vislumbramos en este tipo de hechos criminales la intención aviesa de los delincuentes de demostrar que tienen el control de la sociedad salvadoreña y que pueden desafiar a las autoridades cometiendo los hechos delictivos más inhumanos que se les ocurra, sin ser castigados o reprimidos. Los delincuentes quieren poner en jaque al Gobierno y a toda la sociedad salvadoreña, y eso no debe permitirse.

Por eso, nuevamente instamos al presidente Funes, como principal responsable de la seguridad pública, a considerar el tema de la delincuencia como asunto de prioridad nacional y realizar los cambios en su política de seguridad o en sus funcionarios de seguridad que sean necesarios para garantizar a los salvadoreños un ambiente de tranquilidad y paz social. Medidas aisladas, que no tomen en cuenta a todos las instituciones involucradas en el combate al crimen y a la aplicación de la justicia, darán poco o un nulo resultado, como ya se ha visto.

Por lo tanto, exhortamos también a todos los órganos del Estado, sectores sociales y a las fuerzas vivas del país estar dispuestos a sumarse a cualquier esfuerzo coordinado que tenga como objetivo poner freno a la violencia que azota al país.

¿Hasta cuándo el Gobierno esperará para reaccionar con la contundencia que el problema requiere? ¿Hasta dónde llegaremos como sociedad si no se le pone freno a esta violencia? ¿Hasta cuándo y hasta dónde, señor presidente?

Los salvadoreños exigimos vivir en paz.

Compartir

Los presidentes de las gremiales entregaron al Ministerio de Defensa 1 500 colchonetas y 1 500 mil frazadas para los elementos de la FAES que estarán custodiando los centros penitenciarios.

Al menos 1 500 efectivos militares han sido preparados en el conocimiento de las leyes penitenciarias para los controles que asumirán a efecto de no caer en trampas o provocaciones por parte de los reos que, a su juicio, no faltarán para intentar desacreditarlos.

El ministro de la Defensa Nacional, David Munguía Payés, confirmó que habrá en cada centro penitenciario entre 200 y 250 efectivos militares dando seguridad, de acuerdo con lo establecido en el Decreto Legislativo 371; en la periferia de las cárceles y en zonas de garitones o torres de vigilancia.

La principal misión que se ha trazado el Ejército es colaborar a que se evite la emisión de ordenes criminales desde el interior de las cárceles, una medida que fue propuesta por la Cámara de Comercio en Industria y que es avalada por el sector empresarial representado por la ANEP.

Compartir

Recientemente, la ciudadanía ha sido testigo de actos criminales llevados a cabo con lujo de barbarie en contra de inocentes ciudadanos y de empresarios, así como del notorio resurgimiento de delitos tan horrendos como el secuestro, la extorsión, y el asesinato de niños, ancianos y de familias enteras, la mayor parte de los cuales quedan impunes. Esta galopante delincuencia ha generado un ambiente de intranquilidad que afecta negativamente el clima social y el entorno económico del país.

Nuestra gremial se solidariza con las familias de las víctimas de la ola delincuencial le exige a las autoridades mayor eficacia en su tarea de dar a la población la seguridad y la tranquilidad que necesita para vivir y trabajar en paz.

Se le recuerda al gobierno que en febrero del presente año esta organización empresarial puso en sus manos un documento que contiene cincuenta y dos medidas para el combate de la delincuencia, el cual puede servir de base para la creación de un plan integral de prevención y combate de la criminalidad que coordine la actuación de todas las instituciones públicas que intervienen en la prevención, combate y castigo del delito, pues, con acciones aisladas, como las llevadas a cabo hasta ahora, no se logrará disminuir los altos índices delincuenciales.

Asimismo, le reiteramos al gobierno nuestra disposición de colaborar con las autoridades, en lo que esté de nuestra parte, en todo lo que contribuya a crear un clima de tranquilidad y seguridad para todos los salvadoreños.

Compartir