Para el español Víctor Martín, CEO de la agencia digital Young Media, para que las empresas generen negocios en la era digital deben destacar en internet.


La revolución tecnológica continúa su marcha y cada día son menos las fronteras que separan a las empresas de sus públicos. Internet ofrece un enorme potencial para los negocios, pero para ser realmente efectivos en este entorno es necesario tener una buena estrategia digital y saber utilizar las plataformas que la tecnología ofrece.


El 18 y 19 de octubre de 2016, durante el Primer Foro Pymes Tigo, denominado “Emprender y crecer en la era digital”, más de 600 empresarios salvadoreños conocieron casos de éxito y estrategias para ejecutar una excelente gestión de los ecosistemas digitales y sus herramientas.


Víctor Martín, CEO de la Agencia de Marketing Young Media de España, explicó que las empresas se enfrentan a un entorno en constante cambio, en el que se pasó de tener públicos poco informados a usuarios muy informados. “Los clientes están hiperconectados, esa es la evolución. El entorno ha cambiado. Te adaptas o mueres”, dijo.  


El marketing tradicional y la publicidad han dejado de ser efectivos, dijo Martín, y agregó: “No genera más oportunidades el que más sabe, sino el que más visibilidad tiene. Hay que destacar en internet. Eso es lo único que permitirá a las empresas generar negocios”.


Para el especialista, las pymes y los empresarios en general deben migrar al “marketing de atracción”, a través del cual los negocios pueden crear interés en los públicos, motivarlos a encontrar sus mensajes e incrementar la interacción, por medio de un uso adecuado de las redes sociales.


Un elemento clave para destacar, agregó, es el desarrollo de una marca personal fuerte, “que  es lo que dicen de ti cuando no estás enfrente”. “Debemos hacer la definición y diferenciación de nuestra marca, qué nos hace diferentes a los demás. Para conectar con los clientes hay que empatizar, humanizar la marca, contar tu historia”, explicó.


Éxito en internet


Para lograr un buen posicionamiento en internet, el CEO de Young Media recomienda a las empresas definir su estrategia digital, los objetivos que pretende lograr y los canales que utilizará para alcanzar a su público objetivo.


“Hay que definir al cliente ideal, la red social que nos permitirá encontrarlo, debemos aportarle contenido de valor y optimizar esa información en nuestro sitio web”, dijo.


Agregó que si bien las redes sociales son un canal que permite difundir nuestros productos o servicios, vender no es su mayor objetivo. “Las redes sociales son para desconectarse”, explicó el experto. El error, dijo, radica en verlas como un espacio de venta directa, cuando la clave está en emplearlas para ofrecer una necesidad para los públicos.

De acuerdo a Martín, el 95% del éxito de la estrategia en internet depende del contenido, ya que al aportar valor se genera atracción, “y por ende los públicos se interesan en nuestros productos que están en la web”.

 

Desde su fundación en 1992, ADEN International Business School se ha caracterizado por innovar en sus modelos de aprendizaje, los cuales están orientados a la aplicación práctica y al uso de metodologías de sesiones interactivas y experienciales.


El director corporativo de ADEN, Mario Rivas Córdova, aseguró que la institución no se duerme en sus laureles y que trabaja con la firme idea de mantenerse a la vanguardia con las exigencias del mercado. La apuesta, dijo, es proponer una plataforma interactiva de las distintas áreas del management.


“A escala internacional estamos migrando dentro del desarrollo de la educación en línea. Tenemos una robusta plataforma que nos permite acceder a esta demanda de ejecutivos que por múltiples razones no tienen la posibilidad de seguir formándose”, agregó.


La institución ofrece maestrías y doctorados en línea a través de su grupo de aliados educativos, entre los que están la Universidad Alta Dirección, en Panamá; ADEN University, en Miami, Estados Unidos; la Universidad Politécnica de Cataluña; y la Universidad Francisco de Vitoria, en Madrid.


Rivas explicó que uno de los estandartes del centro de estudios es su modelo 100% práctico, para lo que están desarrollando herramientas que garanticen la aplicación en el puesto de trabajo de todos los conocimientos adquiridos. “Estamos trabajando en el desarrollo de simuladores de negocios que le permiten al participante experimentar, en situaciones muy cercanas a la realidad, la posibilidad de aplicar las herramientas y conocimientos que se manejan en clase, y que lo puedan hacer de una manera muy lúdica, interactiva y adecuada al puesto de trabajo”, recalcó.


Desarrollo competitivo


Desde el año 2012, la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL) y la Escuela de Negocios ADEN mantienen un convenio de colaboración que permite a la entidad educativa impartir conferencias magistrales y talleres de formación a los más de 2,000 socios de la gremial.


Dichas capacitaciones se ejecutan dentro del programa Negocios entre Socios, el cual, de acuerdo al representante de ADEN, “hace más permeable el acercamiento de la propuesta de valor de la Cámara hacia el socio”.


Además de conocer nuestro modelo educativo, dijo, los socios de la Cámara también tienen la posibilidad de cursar nuestros talleres, especializaciones, programas de maestrías y doctorados con un beneficio especial.


“Hay mucho por hacer con segmentos como las mipymes. Desde 2015 estamos fuertemente anclados con la idea de proponer alternativas adecuadas al tiempo y recursos de este sector. Estamos conscientes que el sector de las empresas familiares necesitan de estudios, dosificarse con propuestas educativas vanguardistas que les hagan ser más competitivos local e internacionalmente”, explicó Rivas.


Los socios de la gremial tienen la posibilidad de desarrollarse desde el punto de vista profesional, trabajar aspectos de valores, códigos éticos para la toma de decisiones. Ahí proyectamos nuestra propuesta de valor educativo, tratando de ser lo más integrales posibles, sentenció Rivas.

Te distingues o extingues. Con esa idea inició la conversación con Daniel Scheinsohn, doctor en administración de negocios y mercadeo, y catedrático de ADEN International Business School, durante nuestro cuarto encuentro Negocios entre Socios, desarrollado el pasado martes 11 de octubre.


Scheinsohn, reconocido internacionalmente por ser el precursor, desde hace 25 años, del concepto Comunicación Estratégica, nos habló sobre los nuevos parámetros que definen la competitividad empresarial, el gobierno corporativo y el análisis del entorno.


De acuerdo a Scheinsohn, el escenario al que se enfrentan las organizaciones es cada vez más inestable, volátil e incluso contradictorio y “no basta ampliar el entendimiento sobre el consumidor. Hay que ampliar el conocimiento sobre campo en el que se desenvuelven”.


¿Actualmente cómo se define la competitividad?        
La competitividad es la performance que logra una organización para tender un vínculo con el entorno en el que se dinamiza. Por lo tanto el término viene no tanto desde el punto de vista de cómo me enfrento a otros, que es la visión histórica, decir cuánto mejor soy que otro; mi punto de vista de la competencia es de “la habilidad para”.


Competitividad para mí tiene que ver con la habilidad de una organización para tender un vínculo competitivo bajo estos términos, de entender qué es lo que pide el entorno para desarrollar su dinámica a su alrededor, a lo que demanda dicho escenario.


¿Cuál es el rol que ocupa el consumidor dentro de este nuevo escenario?
Es un elemento clave porque dota a la organización de los recursos que ella busca, le genera rentabilidad. No obstante, desde este punto de vista (“la habilidad para”) es un elemento más entre una amplia gama  de factores necesarios para lograr sus objetivos.


Y aunque el consumidor es un elemento central, la organización necesita empezar a considerar a otros stakeholders, a otros públicos, que sin ellos no logrará optimizar la rentabilidad.


¿Cuáles son esos otros stakeholders que deben ser tomados en cuenta?
Son muy diversos y dependen de cada organización. Podemos mencionar a la comunidad, el periodismo, las Cámaras, al gobierno, los accionistas. Este mapa de públicos cambiará dependiendo de la naturaleza de la organización. Lo que hay que tener es un procesador mental distinto al que fuimos formados, porque en las escuelas de negocios fuimos formados para entender primordialmente que nuestro público número 1 era el consumidor, y nos fuimos olvidando del público interno, que también es fundamental para lograr los objetivos.
Hay que armar una estrategia que considere a todos estos stakeholders y no limitarse solo al consumidor.


¿Qué cambios o estrategias deben implementar las empresas?
Es muy difícil explicar la estrategia en términos reales porque se le ve como un producto, y en realidad no lo es. Es más, habitualmente se le confunde con plan, y el plan en realidad es la consecuencia de la estrategia.


La estrategia es un proceso de reflexión, de diálogo, de aprendizaje por parte de la organización. Yo propongo un método para este proceso, que se llama Hexagón, y lo tengo publicado a través de mi libro El poder y la acción.


La estrategia es un proceso que tiene que ver con el manejo del poder por parte de la organización y con el ámbito de las decisiones. Yo defino a la estrategia como el marco decisional a partir del cual se toman otras decisiones derivadas. Ese marco decisional es muy difícil volcarlo en un papel. Cuando este marco decisional está dinamizado en un proceso, cada gerente sabe qué debe hacer. Por eso digo que tiene que ver mucho con la comunicación y con el diálogo.


¿Cuál es el modelo que deben seguir las empresas para lograr el éxito sustentable?
El modelo que propongo lo denomino Comunicación estratégica, aunque tiene que ver más con la estrategia que con la comunicación. El modelo concreto para dinamizar esto se llama Hexagón, y lo que hace es traer para la gestión seis activadores de la estrategia. Para que los ejecutivos tengan un marco de referencia para trabajarlo, deben hacerlo a través de un modelo que permita fluir el diálogo entre ellos y el ejercicio.


Los seis activadores que integran el modelo Hexagón son la personalidad, la identidad corporativa, la cultura, el vínculo, la comunicación y la imagen corporativa. Cuando logramos articular estos seis activadores, que vendrían a ser la gran estrategia de la organización, podemos empezar a trabajar las estrategias operacionales de cada una de las direcciones o gerencias. Es ahí donde bajamos al nivel del Balanced Scorecard, pero primero le debemos dar marco, por eso fallan muchos Balanced Scorecard, pues la mayoría son hechos en un espacio vacío.


DESCARGA EL DOCUMENTO 3GRCO Tercera Gran Revolución de la Comunicación en las Organizaciones


Usted hace mención a los conceptos gobierno corporativo, estrategia y gestión… ¿Cómo los define? ¿Cuál es más importante y cómo interactúan entre ellos?
Es un proceso de integración entre el gobierno, que tiene que ver con la concepción del poder; la gran estrategia, que instrumenta el poder; la estrategia operacional, que la pone en movimiento (la gran estrategia) a través de cada una de las áreas claves de resultado de la organización, ya sea finanzas, producción, marketing.


Pero a todo eso hay que darle un marco de alineamiento y eso es lo que propone la gran estrategia. ¿Cuál es más importante? Es un proceso, son todas importantes y cuentan ya que es un proceso dinámico donde el éxito depende del buen accionar de todos estos elementos.

 

Con el objetivo de contribuir a elevar la competitividad de las empresas salvadoreñas a través de la promoción de buenas prácticas medioambientales y de una economía amigable con los recursos naturales renovables, la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, a través de su Comité de Industria, llevará su séptima Jornada Empresarial 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar.


El evento se realizará el lunes 24 de octubre, en el hotel Sheraton Presidente y se estima que a la misma asistirán unas 150 personas entre empresarios, funcionarios públicos, ejecutivos, profesionales y estudiantes universitarios.


Como parte de la jornada se desarrollarán  conferencias especializadas. La primera de ellas, de nominada “Políticas y Legislación Ambiental Aplicables el Comercio y la Industria”, estará a cargo de un representante del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), y versará sobre los avances de la legislación ambiental, las disposiciones ambientales que las empresas deben cumplir y el estado de la estrategia Nacional de Medioambiente y el Plan de Acción.


La segunda ponencia, denominada “Sostenibilidad: una Oportunidad de Negocio Verdes”, tratará sobre las ventajas de adoptar una operación o ética empresarial verde, a través de certificaciones medioambientales.


La tercera y última disertación desarrollará el tema “Cómo Cambiar hacia una Operación Verde”, y presentará una guía para llegar a una producción u operación sostenible, a partir de la experiencia que tiene una empresa nacional, mediante la implementación de un mecanismo de aprovechamiento de los recursos disponibles.


El evento cerrará con un panel-foro de casos exitosos de las prácticas medioambientales 3R por parte de empresas salvadoreñas.
La regla de las Tres Erres es una propuesta sobre hábitos de consumo responsable y de manejo de residuos para volver más sustentable el uso de los recursos naturales. Puede ser puesta en práctica por los consumidores, como las empresas industriales, comerciales y de servicios.

La propuesta difunde el uso de métodos de reducción del consumo de bienes y/o energía, la reutilización de todos los materiales o bienes que pueden tener más de una vida útil, así como el reciclaje de materiales como el papel, el plástico o vidrio.

Debido a que el proyecto de presupuesto general de la nación para el año 2017 está desfinanciado en $400 millones, la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador recomienda a la Asamblea Legislativa no aprobarlo, pues de lo contrario se generaran efectos negativos en las finanzas públicas y en la economía nacional.


Al revisar los rubros de ingresos y gastos del presupuesto general de la nación para 2017, se detecta una sobrestimación de ingresos de aproximadamente $100 millones y una subestimación de gastos, así como gastos no contemplados en aproximadamente $300 millones, lo cual redundará en un desfinanciamiento de alrededor de $400 millones, el cual podría ser mayor debido a algunos gastos financieros no incluidos.


En consecuencia, al igual que el presupuesto del presente año, el de 2017 se presenta desfinanciado, y no refleja mayores esfuerzos de austeridad.


Comparando con el presupuesto del año fiscal anterior, que aumentó en $38 millones, el presupuesto para 2017 aumenta $97 millones, cantidad a la cual debe sumarse $221 millones no incluidos en concepto del servicio de la deuda de pensiones. Esto debido a la reciente reforma al Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP). Además, se observa en la partida de remuneraciones un incremento significativo por $46 millones.


Otro detalle a subrayar es que el presupuesto para el próximo año no mejora la asignación para la inversión de capital humano, ya que los ramos de Educación y Salud registran una reducción, con lo cual disminuirá aún más su ya bajo coeficiente en relación al PIB del 3.6% y 2.3% respectivamente.


El presupuesto 2017 tampoco presenta una mayor reorientación del gasto hacia la inversión pública, ya que se mantiene la participación del 15% del total destinado a gasto de capital, mientras que más del 70% continúa orientándose a gasto corriente.


Debido al desfinanciamiento presupuestario indicado, existirá la necesidad de recurrir al endeudamiento de corto plazo mediante la emisión de LETES, incrementando de ese modo el saldo de la deuda pública, ya en un alto nivel del 62% del PIB.


Se prevé además que como resultado de este desequilibrio en las finanzas públicas, se tendrá que recurrir de nuevo a retrasar el pago a diferentes proveedores locales, así como las transferencias que les corresponden a las municipalidades en virtud del FODES y los programas sociales ofrecidos, afectando la economía nacional.


Debido a las implicaciones negativas señaladas, recomendamos, no aprobar el Proyecto del Presupuesto 2017 presentado a la Asamblea Legislativa.

DESCARGA EL ANÁLISIS DEL PRESUPUESTO GENERAL DE LA NACIÓN 2017